¿Cuándo ir al psicólogo?

En algún momento de nuestra vida TOD@S podemos manifestar alguno de estos síntomas: adicciones, fobias, trastornos en la alimentación, disfunciones sexuales, estrés, tristeza prolongada en el tiempo, problemas en las relaciones afectivas: con nosotros mismos, la familia o la pareja, podemos sentir que perdemos el control de nuestro día a día y las circunstancias nos sobrepasan, somatizaciones, ataques de ansiedad, insomnio, deseos de morirse y pérdida del sentido de la vida etc.

Estos síntomas son como una alarma que nos está indicando que algo está pasando dentro de nosotros y es allí donde debemos ir.

La psicoterapia es una herramienta eficaz para resolver los conflictos que sentimos dentro de nosotros, disminuyendo así el sufrimiento personal y aumentando el bienestar en nuestra vida cotidiana.

En un principio intentamos solucionar lo que nos ocurre por nosotros mismos, utilizando diferentes recursos para que desaparezca el problema: pensamos en las causas, intentamos aprender de la experiencia, dejamos pasar tiempo etc., pero normalmente el problema se va agravando.

Cuando estos síntomas nos impiden desarrollar nuestra vida cotidiana con normalidad, es el momento de pedir ayuda profesional, puesto que tendemos a focalizar toda nuestra energía en los síntomas y no podemos desarrollarnos a nivel personal, profesional, familiar etc.

La psicoterapia nos ayuda a resolver los conflictos que nos han llevado a manifestar dichos síntomas.

Otro de los motivos por los que acudir al psicólog@, es el desarrollo personal y autoconocimiento, no es necesario sentir malestar para conocerse mejor a uno mismo y desarrollar todo el potencial que poseemos.


¿Cuánto tiempo y dinero implica la Psicoterapia?
Hay psicoterapias de duración limitada, donde el paciente y el terapeuta fijan un número determinado de sesiones. Suelen éstas ser terapias breves cuyo objetivo es la resolución de problemas puntuales que presenta el paciente y que le han generado una dificultad psicológica transitoria en su vida.

Pero normalmente en la Psicoterapia Psicodinámica no se determina a priori el número de sesiones que se requieren para resolver el problema, acordándose de mutuo acuerdo el final del tratamiento cuando se van consiguiendo los objetivos terapéuticos propuestos.

Aunque hay diversas clasificaciones de Psicoterapias en función del número de sesiones que implican, podemos considerar que una terapia breve consta de un número inferior a 24 sesiones o menos de seis meses de duración; y que una terapia de larga duración es aquella que consta de más de 24 sesiones o más de seis meses de duración (Cf. Gabbard (2004) Lorng Term Pyschodynamic Psychotherapy. A basic Text. Washington: American Psichiatrist Publishing.)

El modo clásico de Psicoterapia Psicodinámica es la que se realiza sin prefijar las sesiones a mantener, ya que aunque es relativamente fácil para el terapeuta identificar el origen de los problemas del paciente, la mente del ser humano -debido a su resistencia al cambio se toma un tiempo considerable para modificar patrones de conductas y estilos de funcionamiento cognitivo y relacional arraigados durante años.
 
 



Si te ha gustado, ¡comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies